Accidente de Chernóbil 22 años despues

Accidente de Chernóbil 22 años despues

Off Topics 20 años Chernobyl despues


El día 26 de abril se cumplieron 22 años de la tragedia que supuso la explosión del cuarto reactor de la central nucler de Chernobyl (localidad de la actual Ucrania). Es de esperar que de aquí a esa fecha, los medios de comunicación, especialmente en la prensa escrita, dediquen algún que otro reportaje a tan triste aniversario.

Estaría bien que se trate el asunto con objetividad y el debido respeto a las víctimas que aun hoy sufren las consecuencias del desastre nuclear, y no con el menoscabo y parcialidad con el que últimamente se tratan las noticias relativas al espacio post-soviético.



El suplemento Domingo del periódico El País del 9 de abril da el primer paso al dedicar sus páginas de lectura al libro Voces de Chernóbil, de la escritora ucraniana Svetlana Alexievich que, publicado en 1997, se edita ahora en castellano en la editorial Siglo XXI de España Editores. He buscado en el sitio web de esta editorial, así como en las principales librerías online españolas, pero aún no hay ni rastro de este libro. Supongo que a lo largo del mes de abril estará a la venta.

Voces de Chernóbil, según la información recogida por El País, narra el mayor accidente nuclear de la historia y recoge las experiencias personales de los supervivientes, experiencias que se amplian y actualizan aprovechando esta nueva edición. Puedes consultar el artículo aquí.

Parece claro que el accidente fue causa de una serie de fallos humanos. ¿Una posibilidad entre un millón, dos millones, tal vez tres? Bueno, pues la posibilidad se dio, y pasó lo que pasó.



Como en toda tragedia de esta magnitud, la pérdida material es enorme. Podríamos cuantificar la inversión económica que se hizo en la construcción de la central nuclear, o la cantidad de territorio que ha quedado inútil por culpa de la radioactividad (Chernobyl y Prypiat incluidas).

Pero la pérdida humana ha sido infinita. Cientos de miles de personas tuvieron que ser evacuadas en las semanas posteriores al 26 de abril. Durante 12 días las autoridades soviéticas no notificaron el desastre, por lo que mucha más población se vio expuesta a la nube radioactiva que se propagó de norte a sur de Europa.



Entre las víctimas siempre han llamado mi atención de manera especial dos colectivos: los liquidadores y los niños. En el caso de los primeros porque actuaron, da lo mismo que fuera voluntaria o forzosamente, como héroes en la contención del incendio en un primer momento. Algunos pensaban que acudían a combatir un fuego normal. Los liquidadores fueron aquellos hombres -mayoritariamente- entre 20 y 40 años que trabajaron en las labores de control del incendio y en el posterior sarcófago que hasta hoy día sepulta los restos de la catástrofe. Muchos de estos liquidadores han ido muriendo a lo largo de la década de los 90.



En el caso de los niños, creo que sobran las palabras, o más bien a uno no le salen las palabras apropiadas para describir cuáles son los efectos de Chernobyl en los niños.

Y es pensando en estas víctimas, las que se fueron y las que sobreviven, cuando recuerdo un chiste de dudoso gusto que he escuchado en un par de ocasiones ultimamente, acerca de lo peligroso de unas "vacaciones en Chernobyl". Y me digo a mí mismo, qué mala es la ignorancia. Aunque si hay que perdonar al que no sabe, estos chistosos merecen mucho perdón. Y para el ignorante, nada mejor que aprender un poco.

Hay muchísimos lugares a los que acudir en busca de información sobre los detalles técnicos de la tragedia... y también lugares en los que ver sus consecuencias.

Personalmente, recomiendo un documental de HBO titulado Chernobyl Heart y que aborda las consecuencias en los niños. Hay que tener muchísimo coraje para verlo. No deja impasible a nadie.

También recomiendo la visita de la dirección , por lo completa de su información. El apartado dedicado a los liquidadores es impactante.

GreenFacts resume el informe sobre la Herencia de Chernóbil

Bruselas, 21/04/2006. El accidente de Chernóbil, el más grave de toda la historia nuclear, tuvo lugar el 26 de abril de 1986. Veinte años después del suceso, sigue habiendo muchas preguntas sin resolver acerca de sus repercusiones sobre la salud, el medio ambiente, la economía y la sociedad.

Con el fin de proporcionar algunas respuestas, GreenFacts ha publicado un resumen con tres niveles de La Herencia de Chernóbil (Chernobyl’s Legacy), un informe publicado en inglés en marzo de 2006 por el Foro de las Naciones Unidas sobre Chernóbil (Chernobyl Forum), en el que participaron cientos de expertos de instituciones como el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). El resumen elaborado por GreenFacts está disponible en español en:

El Dr. Burton Bennett, presidente del Foro sobre Chernóbil y miembro del equipo de expertos que ha revisado el resumen realizado por GreenFacts, declaró: «Ha sido un placer ayudarles con este trabajo. Me gustaría felicitarles por el esfuerzo que dedican a aclarar cuestiones sobre el medio ambiente

Veinte años después, el desastre de Chernobyl sigue afectando la salud de los niños


Fotografía de Sasha Yazhuk, 14 años, de Ucrania -una de los 12 jóvenes participantes en un reciente taller de fotografía organizado con el apoyo de UNICEF para conmemorar el 20mo aniversario del desastre de Chernobyl- que muestra a Olga, una niña ingresada en el Centro de Cáncer de Borovlyany.


Por John Varoli

CHERNOBYL, Ucrania, 26 de abril de 2006 - En el 20mo aniversario del desastre de Chernobyl, UNICEF está instando a los gobiernos de los países todavía afectados por la precipitación radioactiva causada por la explosión a que tomen una medida sencilla, aunque efectiva, para salvar vidas y mejorar su calidad.

La carencia de yodo en la dieta de los niños y niñas que viven en la región contaminada los ha hecho más vulnerables al cáncer de tiroides y los trastornos provocados por la deficiencia de yodo. Estos niños podrían quedar protegidos gracias a la yodación universal de la sal, que sólo cuesta 4 centavos por persona.

"La carencia de yodo durante el embarazo afecta el desarrollo del cerebro del feto", dijo Kul Gautam, Director Auxiliar Adjunto de UNICEF. "Es la principal causa mundial de deficiencia mental. Constituye un peligro para las embarazadas y los niños pequeños. Incluso las formas leves de la carencia de yodo pueden hacer que el coeficiente intelectual de los niños descienda entre un 10 y un 15 %, dando lugar a unos malos resultados en la escuela y a una productividad reducida como adultos."

La "generación de Chernobyl"

UNICEF confía también en recordar al resto del mundo que los niños de este lugar siguen sufriendo, aunque nacieran años después del desastre.


El fotógrafo adolescente Anton Gordeichik, de Belarús, describe esta fotografía de un muchacho que sufre de cáncer en la región afectada por el desastre de Chernobyl: "Cuando vio una cámara digital, se interesó; ¡es como un juguete nuevo!""


"Chernobyl. pero si eso fue hace 20 años", comentó Irina, una joven de San Petersburgo, Rusia, al enterarse de un reciente taller de fotografía organizado por UNICEF para niños de la zona devastada. "¿Por qué iba UNICEF a preocuparse hoy día por Chernobyl? Eso pertenece totalmente al pasado."

Por desgracia, la opinión de Irina está muy extendida en Rusia. La región de Bryansk, que incluye zonas de Ucrania y Belarús, se vio muy afectada por la precipitación procedente de la nube radioactiva que se formó después de que, el 26 de abril de 1986, un accidente hiciera estallar el Reactor número 4 de la central nuclear de Chernobyl, en Ucrania, entonces una república soviética.

La explosión y el subsiguiente incendio emitieron radiación sobre un territorio del tamaño de Alemania, y forzaron el abandono de 400 comunidades en la que en otro tiempo fue una fértil región agrícola. Se reubicó a cientos de miles de personas, y casi 600.000 de los llamados "liquidadores", muchos de los cuales trabajaron sin protección, sacrificaron su salud para contener y sellar el reactor en llamas, así como para limpiar la zona contaminada.

"Hay una cosa que está totalmente clara: la consecuencia sanitaria más grave de Chernobyl ha sido una creciente incidencia de cáncer de tiroides infantil causado por precipitaciones de yodo radioactivo", dijo Gautam. "Son más de 4.000 los casos de cáncer de tiroides que afectan a los niños de la "generación de Chernobyl". Sin embargo, el cáncer es sólo la punta del iceberg. Una carencia de yodo generalizada en las proximidades de Chernobyl y otras partes de Belarús, la Federación de Rusia y Ucrania está dando lugar a toda una generación de niños que crece con la posibilidad de sufrir daños cerebrales."


La fotografía del adolescente Anton Gordeichik muestra una escuela general secundaria de Belarús, clausurada en 1987, después del desastre de Chernobyl. Más de 150 niños estudiaban allí.


Los niños son especialmente vulnerables

Hoy, la situación de casi seis millones de personas que viven en zonas contaminadas o cerca de ellas no se considera lo bastante grave como para justificar su evacuación. Aunque se ha declarado habitables a cientos de poblaciones y aldeas, los campos circundantes, así como los lechos de los lagos y el suelo de los bosques que les proporcionan alimento y agua, siguen contaminados.

Casi todos los habitantes de Bryansk tienen problemas de salud a los que los niños son especialmente vulnerables. La mayor fuente de aprensión, sin embargo, sigue siendo el miedo a defectos genéticos que puedan afectar a futuras generaciones. Los jóvenes, en especial los que proyectan tener hijos, intentan alejarse lo más posible. Sin embargo, por motivos económicos, son pocos los que tienen esa opción.

"Los adultos creen que han pasado 20 años y los problemas están superados", dijo Lubov Olefirenko, presidente del Fondo para los Niños Rusos de Bryansk. "Así que depende de los niños que la lucha continúe."

videos relacionados


enlace:



Autor: empresayer
http://resumenes-capitulos.blogspot.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada