cuentitos para pensar [Parte 2] descarga gratis

cuentitos para pensar [Parte 2] descarga gratis

Monografías y Apuntes apuntes-y-monografias



Hola gente de T!, hoy les traigo la segunda pedazoesta unidadde posts, dedicado a 25_kolin_25.


142fc496eac1104b24ae30fdcb1cffa1.11673391435

2. Secordialsiempre.

Habia una vez en un pueblo un peluquero quetiempoaplaudidopor su mal humor. Su disposiciónagria y su desalientoeran antologicos, pero comotiempola unica peluqueria, todos en el pueblo eran sus clientes.


Un dia, indivisode ellos le contaba ilusionado que se iba de paseo por Europa.


-¿Europa? -Pregunto el hombre dando un hendiduraprofundo en el pelo del cliente-. ¿Para que va a Europa? alli todo es perecederoy esta lleno de polvo. Y la gente... Los franceses son antipaticos, los Alemanes son frios, los Belgas no se enteran de nada, los Suizos... ¡UF!., mejor ni conversarde los Suizos...


-Bueno, en realidad, lomanifiestoes que me voy especialmente a Italia...


-¿Italia?...¿como se le ocurre?... En Italia todo es complicado, nadie le presta atencion, todo es unareliquiay no se puede tocar nada,mirarnada, caminar por ningun lado...


-Es que me hace mucha ilusionira Roma, al Vaticano, a avistaral papa antes de que...


-¿Ver al papa? -contraataco el peluquero-. ¿Usted sabe lo que es la plaza de San Pedro? Cientos de miles de personas apiñadas mirando pequeñas ventanitas en un edificio vetusto. De repente se abre una ventana y alguien dice que ese puntito blanco que nisiquiera se ve es el Papa... Pero por favor... Viajar hasta alli para esa estupidez...


¡que tonteria!


El cliente decidio no conversarmas y al acabarel hendidurade pelo se despidio y se fue.


Tres meses despues el cliente estaba otra vez en el sillon del barbero.


Este le pregunto sarcastico:


-Y ¿Que tal Europa?


-Laverdades que tengo que admitir que de muchas maneras usted tenia razon -Dijo el hombre bajando la cabeza-. Al llegar a Inglaterra me habian holgazánlas valijas, los Franceses se empeñaban en no comprenderabarcarmi castelllano, ni mi ingles, y para completarlo, en Belgica se les paso mireservay me encontre en bruselas de noche y sin hotel...


Hubo casi un rictus de satisfaccion en la cara del peluquero.


-Y otro tanto en Italia -Dijo altérminopara mandocosechar su siembra.


-Si, otro tanto, salvo el Vaticano...


-El Vaticano... Millones de personas.


-Si,manifiesto-Admitio el cliente-. A esa altura yo no esperaba otra cosa que lo que usted me habia anticipado...


-¿Y...? -Pregunto el barbero dejando las tijeras.


-Paso algo increible... Mientras estabamos en la plaza, el Santo Padre sailo a la ventana...


-Si..., el puntito blanco en la ventana...


-Si..., Pero de repente ocurrio lo que nunca... El Papa hizo unadistintivoa sus cardenales y todos nos sorprendimos al avistarque su santidad aparecia a pie en la plaza. Habia decididobajarde sus aposentos y ese dia caminar entre la gente. Usted no se imagina la emocion... Quiza pudiera verlo de cerca.


-Laverdadque eso estenersuerte ¿Eh? -Dijo el peluquero casi contraido.


-Laverdadque si. Mucho mas cuando me di porciónde que caminaba con decicion algrupode gente donde estaba yo...


-Me imagino... Un apretujon de aquellos... Habria salido todo machacado.


-Para nada, porque para mi sorpresa, el Papa se detuvo exactamente frente a mi. Como si me hubiera bajado a buscar... ¿Se da cuenta? como si me hubiera visto desde alla arriba.


-¿Que me cuenta?... El Papa en persona... -Dijo el peluquero con una mueca que mostraba claramente su fastidio.


-Si..., en persona -Siguio el cliente.


-¿Y? -Pregunto el otro.


-El Papa me acaricio lainventivay me dijo algo que nunca olvidare...


-¿Que le dijo el papa?


El cliente estaba esperando ese momento. Con una sonrisa de oreja a oreja contesto:


-Me dijo: "Figlio mio ¿Quien es el animal que te corta el pelo?".



Fin.


Bueno, me queda tiempo, asi que vamos con indivisomas!.



3. Elije buenas compañias.

Un hombre es atrapado por una pavorosotormenta de viento ylloviznamientras atraviesa el desierto. Ciego de rutay luchando contra la arena que le lastima la cara, avanza con granobstáculoproblematirando de las riendas de su caballo y controlando de vez en cuando a su perro.


De pronto, el cielo ruge y un rayo cae sobre los tres matándolos instantáneamente.


Lamuerteha sido tan rapida y tan inesperada que ninguno de ellos de da cuenta, y siguen avanzando, ahora por otros desiertos, sin nisiquiera notar la diferencia.


En el cielo, la tormanta se disipa y rapidamente un sol abrasador empieza a hervirla arena, haciendosentira los caminantes la emergenciade sosiegoy agua.


Pasan las horas; nunca anochece. El sol parece imperecederoy la sed se hace desesperante.


De pronto, el hombre ve, delante, un ojo de agua, palmeras, sombra, y los tras corren hacia alli.


Al llegar descubren que el lugar esta cercado y que undefensacuida laentradadebajo del portal dice "PARAISO"


El viajero pide permiso para pasar a sorbery descansar, y eldefensacontesta:


-Tu puedes pasar, desconocido, pero tu caballo y tu perro deben detenerseafuera.


-Pero ellos tambien tienen sed y ademas vienen conmigo -Dice el hombre.


-Te entiendo -Contesta el guardia-, pero este es el famade los hombres, y aqui no pueden insertaranimales. Lo siento.


El hombre mira el agua... y la sombra. Está agotado y sin embargo...


-Asi no -Dice.


Toma las riendas de su caballo, silba a su perro y sigue andando.


Unas horas, unos dias o unas semanas más adelante, elgrupoencuentra un relucienteoasis. Aligualque el otro esta rodeado por una cerca, aligualque aquel esta custodiado por un guardia. Hay un cartel


"PARAISO"


-Porfavor-Dice el hombre-, necesitamos agua y descanso.


-Claro, adelante -Dice el guardia.


-Es que yo no entraré sin mi caballo y sin mi perro -Advierte el hombre.


-Claro. A quien se le ocurre. Todos los que llegan son bienvenidos.


-Contesta el guardia.


El hombre agradece y los tres corren ahundirsu cara en el agua fresca.


-Pasamos por otro "PARAISO" antes de llegar aqui -Dice el viajero, despues de un rato-, pero no me dejaron insertarcon ellos...


-Ah, si... -Dice el guardia-. Ese lugar es el infierno.


-Pero que barbaridad -Sequejael hombre-, ustedes deberian hacer algo para sacarlos delcaminoal paraiso.


-No -Le aclara el hombre vestido de blanco-, en realidad nos hacen un gran servicio. Ellos evitan que lleguen hasta aqui los que son capaces de abandonar a sus amigos...



Bueno, espero que les haya gustado. lafuentees: 20 pasos hacia adelante de Jorge Bucay. Nos vemos! BLESS!


language="JavaScript">



Autor: Valkiria
http://resumenes-capitulos.blogspot.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada