Cultura Joven Descarga Gratis

Cultura Joven Descarga Gratis

Monografías y Apuntes apuntes-y-monografias



“El rock es básicamenteperformativo, y lamocedad pubertadse va poniendo sus máscaras”


142fc496eac1104b24ae30fdcb1cffa1.5066525915

Conversación con Esteban Rodríguez.

“Creo que hoy más que nunca hay queexpresardemocedad pubertadfractaria, es algo que se va descomponiendo enministeriode lo que van haciendo los distintos grupos. Pensando lamocedad pubertadcomotropeluno corre elriesgode endosarle una tarea. Si bienunodice “la juventud” por comodidad semántica, no puedeperderde vista la multiplicidad de máscaras que la componen, la multiplicidad de apuestas que la van corriendo de lugar todo el tiempo.


Hay queteneren comisióndos cuestiones: por un lado cargan con el problema deubicarun lugar en el mundo, entenderquienes son y gran pedazodeltiempose les va en esta tarea, inventarse como una obra de arte. Y en ese inventarse,unono puedeperderde vista el contexto, que no siempre se dio de la misma manera. Antes los jóvenes la tenían más fácil, cuando el Estado tenía una presencia apabullante en la saviacotidiana, la identidad, si bien no épocaalgo que lo resolvía, facilitaba las cosas. El Estado épocauna estrellade meta-institución dadora de sentido.


La realidad de los jóvenes, hoy en día, es que se encuentran con un Estado que ya no tiene como tarea inventarese lazo, se corrió de esa pregunta, los jóvenes hoy tienen que medirse solos con esas preguntas, no digo que estén solos, pero tienen que medirse sin escuela, y no digo que este mal, a lo mejor esta bueno que así sea; pero están enórganode una sobreabundancia de información”.


¿Cómo creés que el formade circulación de la información, y con ella la música, ha ido modificando las prácticas en relación a la escucha y la apropiación de los discos como unidad?

“Antes el disco tenia una invariabilidadprecisa, había que levantarse ydarvuelta el disco; el disco invitaba a escucharse, épocaaprehensible, duraba 35 minutos yunocon una pava de mate se sentaba y lo escuchaba. Hoy puedendurar80 minutos, nunca se terminan de escuchar. Cambió la manera de sentirporque cambió igualmenteel soporte. Cuando épocapibe había diez bandas y los cassettes los pasábamos de amigos a amigos. Ahora los pibes recuerdan una canción entera, pero es de manera casi aislada, y sin atender a qué disco remite o de dónde viene.


Con Internet, hay una proliferación de información, que puso en desencadenamientola tallerdiscográfica, ni siquiera las grandes empresas pueden incautar de todos los movimientos que van quedando al descubierto. Hoy con un portaestudio podescreartu disquito en hogary que se escuche en Noruega.


Por eso es tandifícilhablar de laclasede movimiento, y se ha vuelto a disfrutarlaclasede tribu. Hoy un corrientese pone una máscara, y días después setentativaotra, y van en ese mariposeo zigsagueante.

No es que antes no existiera esa máscara, existía, y la pose también, que tenia quevercon su tiempo. Pero las referencias y los referentes para edificaresacaretaigualmenteeran limitadas.


Hoy el mismo mercado reclama que vos no te quedes fijo, que cambies todo el tiempo, que te corras todo eltiempode lugar. Porque si vos estás siempre en la misma no conviene a ninguna empresa. También esciertoque el mercado tiende a incautar de todo aquello que lo pone en tela de juicio. Tiende a incautar de valores, categorías, prácticas que lo estaban cuestionando. Existe la grancaretade turno, pero alrededor de ella hay cientos de nichos donde los pibes construyen la suya.


Creoinfluyentehacer una diferencia, o un reparo: el rock en la argentina fue una práctica desarrollada por los sectores medios, tributarios de esa estrellade moratoria vital, que no tenían que ingresar a ese universode los adultos, no tenían que removerporque papá y mama habían alcanzado unasubsistenciaeconómica, entonces se perpetuaba ese ingreso al universodel trabajo. Tenían untiempode ocio, unos años que le permitían estudiar, ensayar; el rock fue una práctica muy vinculada a lacategoríamedia, por lo menos hasta mediados de la década del 80, verdadde los 90. Después la cosa cambia, como canta divididos, en “Cachetazo al rock”, nace un hijo pobre, cachetazo al rock.


En ese momento, el sonido, las letras, la agenda de problemas que repasaciertorock en Argentina, empiezan a esenciaun lugar de identificación de un clande jóvenes. Hablamos del rock chabón. Antes, las referencias eran típicas decategoríamedia, Patricio rey, Divididos, nunca se pensó como interlocutor para esta masividad.


Antes ese ámbito lo marcó elvagode los pibes decategoríamedia por notenerdemasiadas urgencias; los pibes del conurbano igualmentetienen se ocio, pero por diferentes razones. Pensando en los jóvenes de las barriadas marginales de la gran ciudad, los desangelados. Pibes arrojados en eldesiertode asfalto que tienen que edificarsus propias prácticas para entenderquienes son.

Hay un tráfico cultural de prácticas de gestos, de los mismos pibes que después de asistira un partido de fútbol van a un recital, y revolean la camiseta.


Este proceso de sucesose va dando al mismo tiempo, del difundidoa las bandas, y de las bandas al público, que se empiezan aubicaren las letras del Indio. Además a verdadde los 90 la convertibilidad dio laprobabilidaddeaccedera tecnología, que les permitió a los chicos armar su propia banda. Entonces es como decían los anarquistas, lalibertaddeunose fortalece con lalibertaddel otro.


Hay para todos los jóvenes, distintas posibilidades. Siempre se dice que el rock chabón es un rock cuadrado, un rock chato, pero a un pibe que vive en un monobloc, en un asentamiento, ¿qué le estas pidiendo? ¿la Novena Sinfonia de Beethoven?


Es un poco como dice Pujol, no hay queperderde vista que el rock es básicamenteperformático. No es música, es mucho más que eso, es una puesta en escena, una performance. Es maleable, es una experiencia dúctil, y en esos dos tonos se va la vida. Cuando un pibe usa los mismos dos tonos de siempre pero le pone todo, y dice cosas, esta definiendo quien es.


Esaideade “grado cero de la juventud”, como problema a mi me identifica y me interesa; la arrogancia que define a los jóvenes, la impertinencia, su inocencia, su ingenuidad, es justamente creer que la historia empieza con ellos. Creo que es algo que naturalmente se da de esta manera. Los pibes no tienen que entenderde Atahualpa Yupanqui para hacer una canción, no tienen que posarcon todo un linaje, ellos mismos van forjando su convenientelinaje en este universode sobreabundancia comunicacional. Pero si yo para escribir una canción me tengo que entendertoda la historia del rock, no escribo nunca. A mí me fascina que un pibe con dos tonos haga una canción y crea que está haciendo algo nuevo, y lo tocan con una frescura como si fuese la primera vez que se está tocando. Están inventándose, definiendo quiénes son.


No pueden iniciara tocar jazz porque necesitan una paleta de colores mucho más amplia, no le podés reclamar que escuchearmoníaclásica, no, el rock se compone con menos recursos, no se necesita una paleta tan grande, o una partitura tan frondosa.


El rock quiere repartiruna experiencia, hay y hubo siempre unanecesidadde repartiresa experiencia. Hay una emergenciade cantarte cosas, de reclamar, de cantarte las 40, de decirte que no soy como vos, de distanciarme, de desentenderme, de decir no quiero entendernada con mi viejo, eso es lo que yo le reclamo al rock. Obviamente que yo le reclamo la pose”.


language="JavaScript">



Autor: rodyleproso
http://resumenes-capitulos.blogspot.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada