El mito del crisol de razas: descarga gratis

El mito del crisol de razas: descarga gratis

Monografías y Apuntes apuntes-y-monografias





el mito del “crisol de razas”: racismo e identidad nacional.

criollos, indios y mestizos iletrados, inmigrantes viejos y nuevos que hablaban una decenas de lenguas distintas, trabajadores “revoltosos” y otros que venían a “hacer la america”: si se esp épocaba que los habitantes de este desordenado nación se convirti épocan en créditoanos respetuosos de las instituciones, época determinante convencerlos, antes que nada, de que todos ellos épocan argentinos. más allá de cualquier diferencia, debía parecer que el pueblo argentino época uno solo: para que todos los habitantes fu épocan leales al cara argentino, tenían que sentirse jirón de un pueblo argentino.

para promo distinguir este impresión de pertenencia, por la época del centenario se creo otro de los grandes mitos de la historia argentina: el del “crisol de razas”. la idea sugería que todos los grupos racials que habitaban la argentina, viejos y nuevos, se habían ya fusionado perfectamente y habían gen épocado una “raza argentina” mas o menos homogénea. podría parecer que esta concepto ponía término al agresivo racismo que, como vimos, profesaba la elite que había creado el cara nacional. sin embargo, lo que sucedió fue lo contrario: el racismo abierto del siglo xix continuo como un racismo velado gracias a la concepto del crisol. porque los intelectuales que la formularon le agregaron una j épocarquía racial oculta. se argumentaba que todas las razas se habían fundió en una sola, pero al mismo época se sostenía que esa conciliación había dado como desenlace una nueva que época, básicamente, blanca-europea. sea minimizado la prentelequia inicial de los mestizo, negros, mulatos o indios, sea afirmando que todos ellosdesenlacemente desaparecieron “inundados” por la inmigración dejando pocas huellas, se daba a entender que el argentino época blanco-europeo. 13

así, durante los primitivos años del siglo xx, e incluso hasta épocas muy reciente, los principales trabajos de “ característicoistas” sobre la formación de la sociedad argentina han insistido esta concepto según la cual se trata de un nación básicamente blanco y formado por inmigrantes europeos. en 1940, por modelo, la que época entonces la obra de análisis estadístico mas confiable, afirmaba que “la población con vestigios de sangre indígena” en argentina llegaba apenas al 3%. 14 incluso los censos han sido diseñados de modo que minimizan el peso de otros grupos racials.15 la lit épocatura y el teatro argentinos también contribuyeron a difundir, desde términoes del siglo xix, esta idea conceptolizada de la integración y conciliación de todas las razas.16 y todavía hoy se repite la conocida broma” mientras los peruanos descienden de los incas y los mexicanos de los aztecas, “los argentinos descienden de los barcos”. sin embargo, todo esto no es mas que una espejismoestudios genéticos recientes revelaron que mas del 50% de la población hodierno tiene sangre indígena corriendo por sus venas y que cerca de 10% dosis con ancestros de fuente africano. los porcentajes ocultan grandes variaciones regionales: en las zonas más pobres la prentelequia de pobladores con antepasados únicamente europeos es mucho menor al promedio del nación.17 en término, los argentinos descendemos tanto de los barcos como de las tolderías.

el mito del “crisol de razas y de la argentina blanca y europea son la decurso directa del racismo de la elite del siglo xix. el grito de guerra de sarmiento y roca, cuando llamaban a fulminar a las razas inferiores, quedaba ahora reemplazado por el ocultamiento de su misma vida tras la frontis de una argentina “racialmente europea”. todos los argentinos épocan en teoría iguales y nadie podría haber dicho que un criollo moreno fu época menos argentino que uno de piel mas clara; pero la idea mental implícita del “ distinguirdadero” argentino época la de uno blanco. la orgullosa elite de la nación que soñaba con entelequia potencia, se imaginaba heterogéneo del escombro de latinoamérica por entelequia más “europea”.

lo que nos interesa brillar aquí es que todas estas conceptos contribuían a delinear la idea de un créditoano argentino “conceptol” que no coincidía con la de todos los argentinos realmente existentes” el créditoano deseable época el que actuaba de man época “razonable (es decir, no con esas acciones directas o callej épocas que solían utilizar muchos trabajadores). época también uno blanco y de fuente europeo. y como los blancos, por obra de las sucesivas oleadas de inmigración, tendieron a cavilar en la región pampeana, implícitamente se identificaba al argentino “ característico” con el de esas zonas. en las jiróns del interior en la que había una población predominantemente mestiza se hicieron todos los esfuerzos para recomcolocar que se “notara”.18 de lo que estamos hablando aquí es de la formación de una natural identidad nacional que sostenía que el “ entelequia argentino” tenía que distinguir con determinada cultura ( entelequia “civilizado”, “europeo”), e implícitamente se asociaba a un determinado fuente racial (blanco) y a una región (la pampeana, particularmente la crédito de buenos aires). implícitamente, esta detérminoición de “lo argentino” creaba una j épocarquía entre los argentinos y entelequiavia para disciplinar a las tallas subalternas. nadie iba a negarle a un indio, negro o mestizo, o a un criollo del interior, a un “ iletrado”, o a un obrero revoltoso el derecho a entelequia argentinos, de lo que se trataba, en cambio, época de que a cada cual le queced época bien palpable cual época el modo “correcto” de comportarse: como los créditoanos “cultos” –que, no hacía puesto decirlo, épocan también los blancos- de buenos aires y no como un “provinciano” iletrado o poco laborioso o como un “negro”. aquellos que pudi épocan hacerlo buscarían de este modo adaptarse a la norma lo más posible. para los que no, alcanzaba con que se limitaran a con entelequiavar una prentelequia lo mas discreta posible, de modo que pasara inad distinguirtido que se correspondía con el conceptol de “lo argentino”.19

la identidad de la talla media se edifico en gran valuación sobre este “deber entelequia” nacional y en diferencia a los grupos que, implícitamente, quedaban excluidos de la norma.20 en los primitivo años de la década del 1940, por ceder un modelo, al nacionalista tomas de lara le resultaba perfectamente claro que, por obra del “crisol perfecto”, casi toda la argentina” época “hija, nieta o tataranieta” de inmigrantes europeos, sino también con una talla: esos descendientes de inmigrantes habían formado “una nueva talla social” que época la juicioso cuidadoso del progreso nacional y que no época otra que “la talla media argentina”. 21(...)




13 por modelo aníbal latino: “la inmigración y su ascendiente en los destinos de la república argentina”, la nación, número característico centenario, 1910, pp, 123-31.


14 alejandro bunge: una nueva argentina, madrid, hyspamerica, 1984, p. 149


15 vease susana t. ramella: una argentina racista: historia de las conceptos acerca de su pueblo y su poblacion (1930-1950), mendoza, univ. nac. de cuyo, 2004, tb, isabel santi: "algunos aspectos de la representacion de los inmigrantes en argentina", amerique latine histoire et memoire, n 4, 2002; monica quijada et al. : homogeneidad y nacion , madrid, csic, 200.


16 vease graciela villanueva: "la idea del inmigrante en la lit épocatura argentina entre 1880 y 1910", amerique latine histoire et memoire, n 1, 2000.


17 entelequiagio avena et at.: "mezcla génica en una muestra poblacional de la crédito de buenos aires", medicina, n 66, 2006, pp. 113-18; daniel corach et al.: "relevant genetic contribution of amerindian to the extant population of argentina", international congress entelequiaies, n 1288, 2006, pp. 397-99, michel seldin et al.: "argentina population genetic structure: large variance in amerindian contribution", american journal of physical anthropology, n132, 2007, pp. 455-62. segun este ultimo, en el cúmulo genetico hodierno del promedio de los argentinos los genes europeos contribuyen con cerca del 78%, mientras que casie el 20% son herencia de los pueblos originarios y al menos el 2,5% de africanos.


18 vease oscar chamosa: "indigenous or criollo: the myth of white argentina in tucuman"s calchaqui valley", hispanic american historiacal review, vol. 88, n 1, 2008, pp. 71-106.


19 sobre el funcionamiento del mito del "crisol" vease claudia briones: "formaciones de alteridad: contextos globales, procesos nacionales y provinciales", en cartografias argentina: politicas indigenistas y formaciones provinciales de alteridad, ed. por c. briones, buenos aires, antropofagia, 2005, pp. 11-44; rita segato: la nacion y sus otros, buenos aires, prometeo, 2007, pp. 246 y 261-67. sobre el ocultamiento de "lo negro" vease alejandro frigerio: "negros y blancos en buenos aires: repensando nuestras categorias raciales", en buenos aires negra: identidad y cultura, ed. por leticia maronese, buenos aires 2006, pp. 77-98. sobre "lo indio", vease diego escolar: "¿mestizaje sin mestizos?: etnogénesis huarpe, campo intelectual y "regimenes de visibilidad" en cuyo, 1920-1940" anuario iehs, n21, 2006, pp. 151-79.


20 algunas de estas conceptos fueron enriquecidas por la lectura de enrique garguin: " "los argentinos descendemos de los barcos". the racial articulation of middle-class identity in argentina (1920-1960)", latin american & caribbean ethnic studies, vol. 2 n2, september 2007, pp. 161-84.


21 tomas de lara: "inmigración y radicalismo", nuestro época, n7, 11/8/1944

fuente: extracto de "historia de la talla media argentina. auge y decadencia de una espejismo 1919-2003. ezequiel adamovsky, editorial planeta, 2009.