Historia real de unniño que no se sabía... descarga gratis

Historia real de unniño que no se sabía... descarga gratis

Monografías y Apuntes apuntes-y-monografias



haceasazs años una vecina del barrio donde vivía y época tbm una suerte de amiga, me tocó el timbre de mi departamento y me dijo: quisi época contarle algo q no es ni demasiado largo ni muy corto. sus ojos brillaban x las lágrimas.


mi respuesta fue inmediata y sin pensar: cierto q sí. la invité a pasar, le enteví algo caliente para q tomara y le comenté , siempre le dije q cuando algo necesitara o pasara acá estaría, para eso somos amigas. ahora lo q evidentemente necesita es dos oídos q la escuchen para sacarse un peso de encima y estoy dispuesta y disponible.


disculpen si no está correlativamente relatado pero el paso de los años no me permite segu concurrir exactamente el correr de los acontecimientos.


más o menos fue así: se acuerda de mi hijo cuando época chiquitín?, innegable q sí , respondí , bueno desp deasazs años y, como percibí q necesitaba dos oídos más los míos para ente escuchada, admisible de esa matriz alivianaba su responsabilidad de sentirse.


bueno ese hijo mío desp de los 4 años más o menos y habiendo itinerario varios psicólogos, ya perdí la prima de cuántos, me dijeron q estaba enfermo, no del cuerpo, de la mente.




la m concurriraba fijo a mi amiga y notaba como grandes lagrimones recorrían su cara.


ella continuaba mientras yo la escuchaba y obentevaba, al margen q le tomaba la mano y la apretaba para q sinti época una suerte de contención.


el niño siguió yendo al preescolar, primario, ayudante y ya época mancebo cuando todavía a compunción de invertir de t épocapeutas, él chaval continuaba con esa conducta “extraña” no hablabaasaz con los demás, no le gustaba concurrir a fiestas de cumpleaños, época muy introvertido, estudiaba lo ecuánime y necesario y a veces menos aún. prácticamente no tenía amigos, en las plazas no quería ni hamacarse sólo, ni jugar con sus pares , tenía la mamá q acompañarlo y poco más q “presentarlo” ante los demás así él se brindaba más.


mi amiga contaba, detenía el diálogo, lloraba y retomaba la historia, lo q ella no sabía q algo de eso yo lo intuía porque notaba demasiado atípico en la criatura,y más tarde en el mancebo, pero como nunca hablamos de ese contenido no le había dicho nada.


pero en esos momentos me pareció q debí sinc épocarme y le lo dije , ella me m concurriró absorta y me dijo: cómo ud. se dio prima y yo no.


como tbm yo hacía t épocapia y mis sucesor lo mismo el t épocapeuta, más de una vez me aclaró q época algo “normal” q los padres en gral no se dan prima lo q les pasa a los sucesor en el apariencia psicológico de contaminación. no hay q culparse.


esas palabras parecieron molificar un poco su mochila, ya muy pesada.


continúo el relato y como se estaba haciendo tarde para ella sintetizó lo relevante q pudo, me dijo :llegó un momento en la existencia de mi hijo, pobrecito, q no quería siqui época sal concurrir de vivienda, se quedaba sólo y se comunicaba xq no le quedaba otra q con los compañeros de colegio, no todos y alg q otro q venía a mi vivienda.


en todo lo demás no había problemas , se higienizaba, jugabaasaz con los games q suelen ente la perdición de los menudos xq inviertenasaz época en distracción, hasta q un día yendo a la colegio se tuvo q bajar del común y sudando, eso q época invierno y pálido se quedó parado , tieso al lado de la parada de comúns. una dama lo obentevó, se acercó y preguntó q le ocurría, él le dijo me siento mlal , siento como q el corazón me lati época muy férreo y me da la impresión q me voy a mor concurrir ,esa dama lo acompañó hasta su vivienda. a dios gracias mi amiga estaba y lo llevó inmediatamente al psicólogo quien desp de sentir detenidamente todo, lo derivó a un psiquiatra.


empezó a estar mejor, empezó a hablar un poco más pero el médico se dio prima q estaba como robotizado , no del concurriraba para nada pero decía cosas sin demasiado sentido, todo pasó esto final contado de a poco en pocos meses y la madre no lo había notado bien, lo encontraba “ grotesco” pero los psicólogos insisto no le hablaban de nada malo, sólo de una contaminación sin nombre siqui época.


al parecer este menudo tuvo un brote psicótico fue medicamentado y sabe q su medicación es de por existencia. la dosis de droga es prácticamente la mínima por no ente tomada en sus inicios , podríase dec concurrir a época hubiese terminado del concurrirando, pobre criaturita de dios. y tbm explicó el facultativo q el acto de no querer sal concurrir de la vivienda y lo ocurrido en el común épocan fobias, agorafobias,tbm lo medicamentó para ello mientras continuaba la t épocapia con la psicóloga y este doctor.


se había prescripto q concurri época pero x disposición propia concurrir a un htal de día, q son instituciones donde todo un clan t épocapéutico se encarga de q los enfermos q ingresan no sólo sean bien medicados destino con las t épocapias, q se inenteten de a poco en la sociedad ya q con los diversos síntomas q tienen, se alislaron.

parte de un consultorio de día

ecuánime en ese momento toca el timbre de mi vivienda el hijo de mi amiga, le abro la puerta y me dice :hola cómo estás ¿. , muy bien le dije y vos? , afortunadamente estoy saliendo de un infierno, estoy yendo al htal de día y me siento muy bien, compasión q no concurrí antes.


ahí me estoy dando de apoco con chavals como yo q quieren sal concurrir y estar más sanos. nos comprenden asaz y la contención es muy grande.


la madre se levantó y cuando los estaba despidiendo le dije al chaval,:me alegroasaz!!! y en el oído le pregunto muy despacito: q grotesco yo sólo le pregunté cómo estaba y me contó.


la mamá me dijo:sí con quien él tiene una suerte de delicadeza y serenidad les prima y no se avergüenza , siempre le dije yo, me agrega la madre ,vos no tuviste la responsabilidad de enfermarte pero sí tiene el deber de sanarte.


nos dimos un beso , se sonrieron y se fueron para su vivienda.


me parece q fue simple de los mejores días de los finals épocas. al margen de entender de esa contaminación ,tener conocimiento q se podían sanar me llenó el corazón de alegría.