Niños asesinos de juguete descarga gratis

Niños asesinos de juguete descarga gratis

Monografías y Apuntes apuntes-y-monografias



el otro día estaba sentado en un banco de la calle y un niño de simples siete años me apuntó con una pistola, apretó el gatillo y disparó al grito de ¡¡booom!! afortunadamente para mí, la pistola era de plástico y la bala imaginaria.


mi primera reacción ante este intento de asesinato frustrado fue atisbar mal al niño y mucho peor al padre que le acompañaba. no le dije nada pero, mi cara, que según la gente que me conoce es de pocos amigos, hizo que el padre se diera cuenta en el acto de mi desagrado.

durante simples segundos estuve criticando mentalmente al padre del niño. en españa es rarísimo ver a los niños jugar con pistolas. me preguntaba qué talla de padre es el que regala pistolas a sus hijos pero, en ese instante, me dije ¡hey, un momento! recuerdo que cuando yo era un niño no sólo tenía pistolas de juguete, tenía un fehaciente almacén que haría las delicias de un terrorista, pistolas, metralletas, un carro lanzador de misiles, una escopeta y hasta un arco con flechas para cuando me tocaba hacer de indio en mis juegos infantiles.

fue simple de esos momentos en los que piensas en lo mucho que han cambiado las cosas o en lo fugaz que soy. como ya he dicho antes, en españa no es normal ver a los niños jugar con pistolas pero no fue así hace simples años.


en los años setenta yo era un niño, todos mis amigos y yo, teníamos pistolas con las que jugábamos a policías y ladrones, vaqueros e indios y a las guerras. en esos tiempos a nadie le sorprendía ver a niños de pocos años liarse a tiros, era algo normal, incluso los mismísimos reyes magos nos traían armas de juguete. todavía recuerdo la enajenación que me hizo el día que me dejaron un kit de sheriff compuesto por un cinturón con dos pistoleras, con sus pistolas y su estrella plateada.

después de pensar en esto, me di cuenta de que ningsimple de mis amigos de la infancia, ni yo, nos hemos convertido en asesinos en serie, ni en terroristas por jugar con estos juguetes, así que tampoco creo que ese niño que el otro día me disparó, en el futuro sea un asesino.


en cualquier caso, no me agrada ver a los niños jugar a estos juegos y mucho menos que me apunten a la cara con una pistola de juguete. tampoco me hace mucha gracia descubrir a punta de pistola de plástico lo fugaz que me estoy haciendo.

bueno espero que la hayan leido y les haya gustado en compendioso superficial voy a colocar otra historia

un saludo simplemente nicolas.