resumen de don quijote de la mancha y sancho panza


aqui vamos











Resumen de don Quijote de la Mancha y Sancho Panza



Miguel de Cervantes Saavedra nació en Alcalá de Henares en 1547. Su padre era un humilde hidalgo que practicaba la cirugía, de ascendencia judía. Estudió en los jesuitas y más tarde en las universidades de Salamanca y Madrid. Luchó en la batalla de Lepanto, en la cual resultó herido en la mano y no manco. Fue capturado por los turcos y liberado por los frailes. Volvió a la cárcel en Sevilla por unos asuntos turbios.

Cervantes cultivó muchos géneros pero en el que destacó fue en la prosa con Don Quijote de la Mancha que constituye una de las cimas de la literatura universal. Aunque en lo que verdaderamente quería destacar fue en teatro. Pero en este género Lope de Vega le hizo mucha sombra. Finalmente Cervantes falleció en Madrid en 1616.



BREVE RESUMEN DEL QUIJOTE



Alonso Quijano es un hidalgo de unos 50 años, que leía tantos libros de

caballería que se volvió loco, un día decidió que se haría caballero andante y que se llamaría Don Quijote de la Mancha y su estimada se llamaría Dulcinea del Toboso. Una mañana Don Quijote empieza su aventura y se va a una venta porqué le nombren caballero, cuando ya le han nombrado caballero se encuentra con unos mercaderes, se pelea y cae al suelo, tubo suerte que en vecino suyo pasara por allí y lo llevara hasta su casa.

Un día fue a verlo un amigo suyo llamado Sancho Panza y le pide que le deje acompañar en sus aventuras. Ellos dos pasan muchas penalidades.

Don Quijote demuestra que está loco en muchas ocasiones como por ejemplo cuando ataca unos molinos de viento pensando que son unos grandes gigantes, cuando ataca unos frailes que llevan una dama pensando que son unos secuestradores, cuando ataca un rebaño de ovejas pensando que es un inmenso ejército, cuando deja libres unos galeotes, cuando se pone un yelmo en la cabeza pensando que es un sombrero. etc.

Un día Don Quijote pide a su acompañante Sancho Panza que le lleve una carta a Dulcinea, y Sancho se encuentra con los amigos de Don Quijote, el barbero y el cura que lo quieren devolver a su casa, entonces una mujer se hace pasar por una princesa que quiere que mate a un gigante, Don Quijote cae en la trampa y es enjaulado y es llevado hasta su casa.

Paralelamente otro escritor llamado Avalleneda escribe otra segunda parte falsa del Quijote.

Don Quijote y Sancho salen de nuevo esta vez se dirigen el Toboso a buscar el palacio de Dulcinea pero no lo encuentran ya que no existe, Sancho empieza a engañar a su amo en alguna ocasión como en el fragmento de las labradoras, que hace pasar una de ellas por Dulcinea.

Un amigo de Don Quijote llamado el Bachiller Carrasco sale a buscarle para devolverlo a su casa y se hace pasar por el caballero del Bosque que reta a Don Quijote en sierra Morena provocándolo diciéndole que él ya le a vencido, pero Don Quijote le gana.

Mas adelante unos duques se quieren reír de Don Quijote y de Sancho y les dicen que una princesa está encantada y para desencantarla tienen que subir a un caballo de madera volador.

Después de esto para burlarse de Sancho le dan una insula para gobernar que se llama Barataria, y Don Quijote, para ayudarle, le recomienda que no diga refranes ya que muchos son disparates, que sea limpio entra otras cosas y que no coma ajos ni cebollas.

Lo primero que le hacen a Sancho es que presida un juicio entre dos personas y después lo llevan el palacio para comer, pero un médico que cuida por su salud no le deja comer los platos ya que le pueden hacer daño, y para terminar de humillar a Sancho le dicen que su ínsula será atacada, pero como que esta harto de ser gobernador decide marcharse e ir a buscar a su amo, Don Quijote.

Cuando ha encontrado a su amo, se dirigen hasta Zaragoza y descansan en una venta donde escuchan que están leyendo la segunda parte falsa del Quijote escrita por Avalleneda.

Don Quijote se enfada mucho ya que el libro dice que él ya no está enamorado de Dulcinea y también que el libro está escrito en dialecto aragonés y decide que no irá a Zaragoza sino a Barcelona.

Cuando está en Barcelona se encuentra el caballero de la blanca Luna y le reta a una lucha, Don Quijote pierde y es condenado a retirarse durante un año, el caballero de la blanca Luna resulta ser el Bachiller Carrasco un amigo de Don Quijote que lo quiere devolver a su casa, es la segunda vez que lo intenta.

La primera vez se hizo pasar por el caballero del bosque, pero perdió.

Ya en su casa Don Quijote está muy enfermo y dice que el estuvo loco haciéndose caballero andante y también critica los libros de caballería, sus últimas palabras fueron, ahora ya no soy Don Quijote ahora soy Alonso Quijano y se murió.



Resúmenes por capítulos



TOMO I





Capítulo 1: En este capítulo se nos da una introducción a modo de presentación de nuestro personaje Alonso Quijano. Este hombre había leído tantas novelas de caballerías que le vino a la cabeza la firme intención de hacerse caballero andante. Para ello se cambio de nombre, y comenzó a llamarse don Quijote de la Mancha, busco una caballo al cual llamo Rocinante, y buscó también una figura que representara a su amada; esta figura fue a parar a Aldonza Lorenzo, una joven labradora, a la que empezó a llamar Dulcinea del Toboso.

Capítulo 3: En este capítulo don Quijote se arma caballero. Para que este nombramiento fuese valido don Quijote le pidió al ventero que le nombrara caballero, dándole sus razones de porque este nombramiento.

El ventero acepto a este extraño nombramiento pensando que don Quijote estaba loco y que él a su vez ganaría un buen dinero. Para que este nombramiento fuese valido las armas del caballero deberían colocar las armas a velar en la capilla, pero como allí no había capilla, ya que supuestamente se estaba construyendo, pusieron a velar las armas en el patio y de esta manera don Quijote permanecería vigilándolas durante todo el día para que no se las robaran. Don Quijote se tuvo que enfrentar con dos hombres que pretendían robárselas hasta que apareció el ventero y puso paz. Al final don Quijote fue nombrado caballero a la vieja usanza, dando dos toques con la espada en los hombros del caballero. Una vez acabado el nombramiento las dos mujeres se quedaron sorprendidas y le dijeron a don Quijote que le servirían de por vida, entonces don Quijote pregunto sus nombres y dijo que desde entonces se llamarían por Doñas. Al final todo quedo en nada y don Quijote se marcho al amanecer.

Capítulo 7: Don Quijote se despertó dando voces, ya que estaba desvariando y se creía que estaba luchando con muchos enemigos. Acto seguido comenzó a hablar de libros de caballería, el cura y el ama de llaves de don Quijote le dieron de comer y le volvieron a acostar para que se relajara y descansara. Más tarde, el cura, el barbero y la ama de don Quijote decidieron colocar un muro en la biblioteca de don Quijote para que este no pudiera acceder a la biblioteca y así no se diese cuenta de que todos sus libros habían desaparecido. En el caso de que don Quijote se acordase de su biblioteca y preguntara por sus libros, sus amigos le dirían que había sido un mago que la hizo desaparecer mientras don Quijote dormía. Y así fue, cuando don Quijote se despertó y preguntó por su habitación llena de libros de caballería sus amigos le dijeron que había sido un mago que la había hecho desaparecer.

Don Quijote pasó unos días tranquilos ya que se había propuesto buscar un escudero y conseguir dinero. Para obtener este dinero fue necesario que empeñara ciertas pertenencias suyas. Durante este tiempo encontró a un pobre hombre llamado Sancho Panza al cual le ofreció varias islas si se iba con él de aventuras.

Después de haber hecho este peculiar trato ambos aventureros se marcharon al anochecer. Durante el viaje don Quijote y Sancho estuvieron hablando sobre la isla que le había prometido don Quijote a Sancho.

Capítulo 8: Por el camino don Quijote y Sancho se encuentran con unos molinos de viento y don Quijote creyéndose que son gigantes decide atacarlos con su lanza. Sancho le dice que no son más que molinos, pero don Quijote se empeña en atacarlos ya que él piensa que son gigantes malvados. Al atacar, don Quijote se choca contra el molino, rompiendo su lanza y cayendo él y Rocinante al suelo.

Al día vieron a dos monjes, vestidos con sus hábitos negros y a una mujer que iba detrás de ellos en un carro flanqueado por dos mozos, se supone que iban todos en la misma dirección. Don Quijote se pensó que estos monjes tenían secuestrada a la señora que iba detrás de ellos, y decidió atacarlos. Sancho le aviso que no eran más que dos frailes pero don Quijote no le hizo caso y ataco a los frailes. Los dos frailes salieron corriendo con la mala fortuna de que uno de ellos se calló al suelo, Sancho haciendo lo que le había enseñado don Quijote, se dispuso a quitarle los hábitos y las pertenencias al “malhechor”, pero los dos mozos le atacaron a él y le dejaron inconsciente. Don Quijote a su vez fue a presentarle sus respetos a la señora, pero el escudero de ella, que estaba en el carro, arremetió contra don Quijote dejándole herido de una oreja.

Capítulo 10: En este capítulo tras la batalla con el escudero don Quijote y Sancho deciden reanudar su camino. Por el camino Sancho decide curarle la oreja a don Quijote, y este habla de un bálsamo que te recupera instantáneamente casi mágico.

Capítulo 18: Mientras continuaban su camino don Quijote diviso dos humaredas que se podían ver desde donde se encontraban. Así que don Quijote llegó a la conclusión de que esas humaredas procedían de dos ejércitos que se estaban enfrentando. Don Quijote y Sancho se subieron a una colina para ver mejor la supuesta batalla, y una vez allí don Quijote comenzó a decir personajes famosos, describiendo la batalla y las armas que llevaba cada ejercito. Cuando ya estaban mas cerca Sancho se percató de que las humaredas procedían de unos rebaños de ovejas, y se lo hizo saber a don Quijote, pero este se empeño en que eran ejércitos y se abalanzó sobre las ovejas. Los pastores le empezaron a tirar piedras causándole heridas.

Capítulo 19: Cayó la noche y ambos seguían andando cuando de repente vieron a un grupo de personas con antorchas. Don Quijote los confundió con fantasmas cuando en realidad eran la escolta de un difunto que era repatriado. El caballero arremetió contra ellos, los cuales se rindieron. Sancho puso de pseudónimo a don Quijote: el Caballero de la Triste

Capítulo 21: Proseguían su viaje cuando divisaron a un hombre con una vasija de metal en la cabeza. Don Quijote la confundió con un yelmo de la antigüedad valiosísimo, así que se la arrebató al hombre que la llevaba a golpe de lanza. Tras esto don Quijote y Sancho iniciaron una conversación en la que fantaseaban con ser ricos reyes y tener bellas esposas. El capítulo acaba con la promesa de trabajar duro para poder llegar a tener todo esto.

Capítulo 22: Don Quijote y Sancho se encontraron con unos presos que eran conducidos a las galeras y sus carceleros. Don Quijote preguntó el porqué de su condena, y éstos uno por uno le contaron los motivos. Tras oírlos don Quijote decidió liberarles por no parecerle suficientemente graves. Con esto se desencadenó una lucha entre prisioneros y carceleros, de la que salieron victoriosos los presos. Tras esto don Quijote y Sancho fueron apedreados y saqueados por los liberados porque no querían ir al Toboso a contar la hazaña a Dulcinea, como decía don Quijote siempre después de haber hecho algún servicio a alguien.

Capítulo 36: Vieron a cuatro hombres a caballo, dos a pie y a una dama venir hacia la posada. Uno de los caballeros era don Fernando y la dama Luscinda. Una vez se supo la identidad de dichos personajes Dorotea se desmayó y Cardenio salió del aposento de don Quijote, donde se escondía, para saber como habían llegado ambos hasta allí. Lo que había pasado fue que Luscinda, tras la boda, se metió en un convento y don Fernando la había sacado de allí por la fuerza.

Capítulo 37: Don Quijote en sus aposentos ya se había despertado y comenzó a contar a Sancho su aventura imaginaria con el gigante. El escudero reveló la verdad de lo sucedido a don Quijote y también lo que estaba pasando en ese momento en la venta. El hidalgo bajó a conversar con los que estaban allí. Más tarde llegó inesperadamente un hombre que venía de tierras de moros con una chica que no hablaba castellano. Él había estado apresado en Argel.

Capítulo 38: Don Quijote emprende una plática acerca de la profesión de soldado y también la compara con la de letrado. Hace un rápido repaso a las armas y a las letras. Una vez hubo acabado el discurso el hombre que había estado cautivo comenzó a contar la historia de su vida.

Capítulo 43: Dorotea se despertó con el canto. Ésta a su vez despertó a una chica llamada Clara, que reconoció al chico que cantaba. Se llamaba don Luis y era hijo de un caballero aragonés. Clara estaba enamorada de él, y él de ella. Al enterarse el chico de la partida de Clara prometió seguirla y cantarle poemas escritos por él. Clara tenía miedo de que su padre se enterara de los sentimientos de ambos. Don Quijote seguía montando guardia así que Maritormes y la hija del ventero decidieron gastarle una broma: ellas le llamaron por el agujero del pajar y don Quijote pensaba que era la hija del señor del castillo que quería declararle su amor. Ella le pidió que le diera la mano y don Quijote se la tendió. Entonces Marimontes le ató la mano al cerrojo de la puerta del pajar.

Capítulo 44: Don Quijote al darse cuenta de que estaba atado comenzó a gritar. Delante de él estaba el ventero y cuatro jinetes. Éstos venían a buscar a don Luis, porque su padre quería hablar con él. Poco después el padre de Clara habló con el chico y le preguntó que quién era. Éste le dijo que era un vecino suyo que les había seguido durante todo el viaje porque estaba enamorado de Clara y quería casarse con ella. El padre de Clara aceptó su casamiento si el padre de don Luis estaba conforme. En ese momento apareció el barbero al que don Quijote había robado el yelmo. En cuanto vio a Sancho arremetió contra él. Don Quijote prometió a Sancho que le nombraría caballero. Tras esto iniciaron una discusión acerca de si el yelmo era verdadero.

Capítulo 46: El cura aclaró todo al contar a las personas que allí se encontraban que don Quijote estaba loco, y al saber esto decidieron seguirle la corriente. Tras esto don Quijote preguntó a la “reina Micomicona” (Dorotea) por las aventuras acordadas antes de llegar a la venta. Ella le dijo que podían partir cuando él quisiera. Sancho dijo a don Quijote que había visto a Dorotea y a don Fernando juntos y ella lo atribuyó a un encantamiento. Acordaron llevar a don Quijote engañado a su casa. Le iban a meter en una caja para llevárselo. Aparecieron en su habitación, ante él, vestidos con máscaras diciéndole que debía meterse en la jaula para poder desempeñar la misión de la reina. Con esto consiguieron que entrara en ella por voluntad propia.

Capítulo 47: Una vez don Quijote estuvo enjaulado partieron de la venta el cura, el barbero, Sancho, los cuadrilleros y el caballero. De camino hacia su casa se encontraron con un canónigo de Toledo que se interesó por el estado en el que se encontraba don Quijote. Él contestó que estaba encantado, mientras que Sancho no negó. Al darse cuenta el cura le explicó que don Quijote estaba loco. El canónigo empezó a criticar a los libros de caballerías, aunque apuntó ciertos aspectos que eran interesantes.

Capítulo 52: Don Quijote le dijo un cabrero que si no fuera por que no podían comenzar una nueva aventura iría a buscar a Leandra, una chica de la que el pastor estaba enamorado y se la traería junto a él. El cabrero pregunto que quien era aquel hombre que hablaba de esa manera. Cuando se enteró de quien era don Quijote opino que debía estar loco ya que su forma de hablar no era normal. Cuando don Quijote escuchó esto comenzó a insultar al cabrero diciéndole que era él quien estaba loco, y de este modo se enzarzaron en una pequeña pelea de la cual salió don Quijote perdiendo. Al poco tiempo vio don Quijote a un grupo de personas en procesión que llevaban a una imagen, cubierta con un paño. Al ver esto don Quijote los confundió con unos raptores y arremetió contra ellos. Don Quijote partió con su espada uno de los palos que llevaba un hombre pero este golpeó a don Quijote tirándolo al suelo. Cuando Sancho vio a don Quijote tirado en el suelo pensó que estaba muerto y comenzó a lamentarse por la muerte de su amo. Cuando don Quijote volvió en sí le dijo a Sancho que debían volver a casa y esperar un tiempo para salir de nuevo. Después de esto continuaron el viaje don Quijote, Sancho, el cura y el barbero. Cuando don Quijote volvió a casa le estaban esperando el ama y la sobrina las cuales se ocuparon de que don Quijote descansara en paz y tranquilidad. Sancho manifestó su gran alegría por las aventuras que tuvieron y manifestó su intención de volver con don Quijote.



TOMO II



Capítulo 14: Don Quijote y otro caballero estuvieron hablando de sus logros y hazañas; entre las cuales el Caballero del Bosque incluyó que había vencido a don Quijote de la Mancha. El hidalgo al oír esto y comprobar que el otro no se retractaba le retó a un combate. El vencido tendría que obedecer al ganador. Por fortuna don Quijote salió victorioso del duelo. Al caer el Caballero del Bosque al suelo Sancho y su amo se dieron cuenta que no era otro sino Sansón Carrasco, un vecino del pueblo, y que el escudero era su vecino Tomé Celial. Don Quijote pidió al bachiller que fuera al Toboso a contárselo a Dulcinea. Tras el incidente Sancho y don Quijote prosiguieron su camino hacia Zaragoza.

Capítulo 16: Iba don Quijote muy contento después de su reciente victoria cuando encontró a un hombre a caballo. Don Quijote al verle le propuso que hiciesen el camino juntos. El hombre al oír las aventuras que don Quijote contaba se dio cuenta que no debía de estar muy bien de la sesera. El caballero dijo que se llamaba don Diego de Miranda y que era un hombre rico que pasaba el tiempo entreteniéndose con buenas obras. Cuando don Quijote le preguntó por la familia este dijo que no estaba muy contento ya que su hijo que acababa de regresar de estudiar leyes en la universidad de Salamanca no quería seguir estudiando leyes porque se encontraba absorto en la poesía. Don Quijote al oír esto le dijo que un padre nunca debía frustrar los deseos de un hijo y que la poesía no tenia nada de malo. Entonces don Quijote comenzó a alabar la poesía de tal manera que el hombre se dio cuenta del buen juicio de don Quijote. Al poco rato vieron como por el camino se acercaba un carro con muchas banderas reales, don Quijote cuando lo vio se dio cuenta que estaba ante una nueva aventura.

Capítulo 19: Cuando proseguían su camino encontraron a dos estudiantes los cuales tras un tiempo hablando invitaron a don Quijote a que asistiera a las bodas de Camacho con una labradora a la que llamaban Quiteria la Hermosa. Los estudiantes le dijeron que iban a ser unas bodas muy abundantes y que todos esperaban la reacción de Basilio un joven que estaba enamorado de Quiteria y que además ella le correspondía el amor solo que el padre de ella no les permitía casarse debido a los pocos bienes materiales de Basilio. Cuando llegaron al lugar donde se iban a celebrar las bodas, oyeron numerosos instrumentos con lo que don Quijote se negó a entrar y pasaron la noche al aire libre como era costumbre en los caballeros, decisión que no se tomo excesivamente bien Sancho.

Capítulo 20: Al amanecer viendo don Quijote como su escudero dormía comenzó a hablar acerca del sueño de su criado. Mas tarde Sancho se despertó al oler los manjares que se estaban preparando para la boda de Camacho. Sancho al ver estos platos se acercó a un cocinero y le pidió cortésmente si le podía dar un poco, el cocinero le dijo que comiera todo lo que quisiera que tenía su total permiso para comer. Mientras Sancho comía don Quijote se entretenía con las danzas y bailes que como la noche anterior animaban el lugar. Hasta que comenzaron las bodas don Quijote y Sancho siguieron dialogando sobre la muerte.

Capítulo 25: Una vez que don Quijote encontró al hombre de las lanzas en la venta, éste empezó a contarle porqué llevaba todas esas armas: las transportaba tan rápidamente porque los de su pueblo se querían enfrentar a los del pueblo vecino ya que éstos les hacían burla. Tras la breve historia llegó un titiritero que representaba historias. Se llamaba maese Pedro y tenía un mono adivino. Éste les predijo ciertas cosas y tras los pronósticos se dispuso a representar una función en honor de don Quijote.

Capítulo 27: El titiritero era en realidad uno de los galeotes liberados que se ganaba la vida yendo por pueblos y enterándose de cosas que allí habían sucedido para fingir que el mono era adivino. Tras irse de la venta don Quijote se encontró con los del pueblo del hombre de las lanzas. Les había casi convencido de que dejaran las armas y no se enfrentaran al los del pueblo vecino cuando Sancho soltó un rebuzno y éstos pensaron que era una burla. Entonces les empezaron a tirar piedras y caballero y escudero tuvieron que huir.

Capítulo 31: Antes de que llegara a la casa de los duques los criados ya habían sido advertidos de quien iba a ir y de cómo le tenían que tratar. Cuando don Quijote llegó a la casa fue tratado con mucho respeto, pero en realidad se estaban riendo de él. Después de quitarse la armadura se dispusieron todos a cenar. Don Quijote era el que presidía la mesa. Estuvieron conversando hasta que el cura que allí estaba comenzó a tratar a don Quijote de loco y a decirle que lo mejor que podía hacer era irse para su casa.

Capítulo 32: Don Quijote en su defensa soltó un bonito discurso en pro de la caballería. El duque prometió a Sancho que ellos le darían la ínsula que tanto anhelaba. Al oír esto el cura reprochó a los duques que no hicieran nada por impedir la locura de don Quijote y Sancho. También dijo que no se iría de allí hasta que no se marcharan ellos. Los duques gastaron una broma a don Quijote lavándole la cara y fingiendo que se quedaban sin agua. Al rato don Quijote y la duquesa se retiraron y ella le preguntó al caballero si realmente existía Dulcinea. Don Quijote dijo que por supuesto que sí.

Capítulo 33: Mientras don Quijote se acostaba Sancho se quedó hablando con la duquesa. Ésta le estuvo contando mentiras y él se las creyó porque confiaba en la palabra de una duquesa. Después de hablar con Sancho la duquesa acordó con su marido gastar al caballero y al escudero una broma que jamás olvidarían.

Capítulo 41: Por la noche llegó el caballo de madera. Dijeron a Sancho y don Quijote que se tenían que tapar los ojos. También les dijeron que para hacer que se moviera había que dar a una clavija que tenía en el cuello y cuando llegasen no se podían bajar hasta que no relinchase. Una vez que el caballero y su escudero se montaron los sirvientes de los duques imitaron al viento para que les pareciera que se movían. Después de un rato los dos fueron tirados al suelo. Se dieron cuenta de que había una carta en el suelo a su lado. En ella estaba escrito un mensaje que decía que el gigante se daba por vencido. Sancho le dijo a la duquesa que en el viaje se había quitado el pañuelo y que había visto de cera el sol, y a las personas muy pequeñas.

Capítulo 42: Ni Sancho ni don Quijote se percataban de las bromas así que estas continuaron. El duque le dijo al escudero que se preparara que le iba a llevar a la ínsula prometida. Don Quijote al oír esto aconsejó a Sancho como debía gobernar: le dijo que no se avergonzara de su linaje, que tratara igual a ricos y a pobres, etc.

Capítulo 43: Don Quijote sigue aconsejando a Sancho de cómo debe comer, vestir, comportarse, etc. Finalmente le dice que gobierne bien porque si no don Quijote quedaría mal, al ser el responsable del mal mandato.

Capítulo 45: Cuando Sancho llegó a la isla, Barataria, fue recibido con cariño. Le concedieron las llaves de la ciudad y le admitieron como gobernador. Fue llevado a unos juicios. En el primero discutían un sastre y su cliente acerca de si el último tenía que pagarle o no. Sancho decidió que ninguno recibiría nada por desconfiados. En el segundo se disputaban unos ducados que el propietario había prestado a otro. En el tercero un hombre y una mujer discutían porque el hombre había forzado a la mujer y no la quería indemnizar. Al final Sancho dio la razón al hombre.

Capítulo 49: De vuelta en la ínsula de Sancho este se empeño en hacer una ronda de noche para ver la clase de gente que se paseaba por su ínsula de noche y limpiarla a ser posible de mala gente. En esta ronda vio, primero, a un muchacho que le dijo que nadie conseguiría hacer que él durmiera una sola noche en la cárcel, al preguntarle Sancho si era por que dudaba de su autoridad él muchacho le dijo que no era cuestión de autoridad sino que él se pasaría toda la noche sin dormir. Después de esto vio Sancho a una muchacha vestida de niño a la cual le pregunto porque iba vestida de esa manera. La muchacha le contó a Sancho que se había disfrazado de niño por que su padre no la dejaba salir desde que había muerto su madre. Entonces entre su hermano y ella habían decidido cambiarse las ropas para que así pudiera salir sin que su padre se diera cuenta. Después de haber oído esto Sancho decidió llevar a la muchacha a casa. Después de esta noche Sancho seguía demostrando a todos los habitantes de la ínsula su gran sensatez y juicio.

Capítulo 53: Era de noche en la isla de Sancho cuando le despertaron porque se había producido una “invasión”. Le armaron con dos escudos y le dieron una lanza. Cuando llegó al fingido campo de batalla se cayó al suelo sin poder levantarse. Entonces en ese momento apagaron todas las antorchas y empezaron a pasar por encima de él. Tras la batalla levantaron a Sancho y le felicitaron por haber luchado muy bien. Sancho sin poder evitarlo se desmayó. Al día siguiente preparó al burro y se marcho de la ínsula.

Capítulo 60: Un día que habían parado para descansar don Quijote agarró a Sancho para darle unos azotes y remediar el encantamiento de Dulcinea. Sancho huyendo de don Quijote encontró a unos bandoleros ahorcados en unos árboles. Esto probó que estaban cerca de Barcelona, pues así eran los castigos allí. Por la mañana fueron rodeados por unos bandidos. Encontraron a una chica que quería huir de España. Su historia era que ella se iba a casar con un chico, pero se enteró de que él ya se había casado con otra, así que le mató por celos. Más tarde se enteró que en realidad no se había casado con otra. Después de la historia de la chica los bandoleros dejaron ir a don Quijote y a Sancho. Éstos continuaron su camino a Barcelona.

Capítulo 63: Estando en Barcelona, estuvieron visitando las galeras donde los galeotes eran castigados. Asistieron también a la captura de un barco que venia de Argel. Pensaban castigar al capitán, pero al ver que era una mujer dejaron que se explicara. Tras escuchar su historia fue perdonada.

Capítulo 64: Un día iba don Quijote caminando por la playa y se encontró con el Caballero de la Blanca Luna. Éste le retó a un duelo y don Quijote aceptó. Si don Quijote perdía debería confesar que la dama del Caballero de la Blanca Luna era más bella y se debería retirar de las armas por un año. Don Quijote perdió y el vencedor marchó. Luego fue trasladado a la ciudad en silla de mano.

Capítulo 74: El médico vio a don Quijote y no le dio mucho tiempo de vida. Antes de morir llamó a sus amigos y les dijo que ya había recuperado la cordura y que era otra vez Alonso Quijano. Hizo el testamento y dejó constancia de su cordura. Justo antes de morir aconsejó a su sobrina que nunca se casara con un hombre aficionado a las novelas de caballerías porque éstas le llevarán a la locura. Tras decir esto Alonso Quijano murió.





espero que les haya servido




















Autor: papa_doc
http://resumenes-capitulos.blogspot.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada